Publicidad

Publicidad

¡Accio varitas mágicas! Herso se llena de ‘potterheads’ por la Harry Potter Book Night 2019

Vamos al Encuentro de Fans de Harry Potter, celebrado con motivo de la Harry Potter Book Night 2019 en la librería Herso.

ASÍ PASÓ

Escrito por:

Harry Potter, la famosa saga de libros de J. K. Rowling, no pierde nunca su luz. El pasado año Harry Potter y la Piedra Filosofal, el libro con el que comenzaba la aventura de Ron, Harry, Hermione y todos sus compañeros, cumplía nada menos que dos décadas. Y, aun así, la saga no envejece. Y muestra de ello fue el encuentro de fans que tuvo lugar el pasado jueves 7 en Herso, con motivo de la Harry Potter Book Night 2019 organizada por la editorial Bloomsbury en todo el mundo.

La magia es atemporal, y eso se pudo palpar en la librería el día 7 desde las 17:00 hasta aproximadamente las 20:15. En Herso son veteranos, pues es el tercer año ya que se suman a este evento mundial. Fueron muchos los magos y brujas que se dieron cita en él para compartir opiniones, debatir, divertirse y sacar sus varitas a relucir. La mayoría, muy jóvenes; otros, no tanto. Pero todos con una cosa en común: el amor por la magia y una saga capaz de unir a generaciones en torno a valores como la amistad y el amor.

COLOQUIO MÁGICO SOBRE UNA SAGA IMPERECEDERA

Encuentro de fans de Harry Potter

Los jóvenes magos y brujas, tras hacerse con su pulsera acreditativa, podían pasar a la librería y sentarse entre las butacas colocadas para el evento. En frente, un escenario y, en él, Javi -presidente de Nexus Outsiders– y las chicas del programa de radio Travesura Realizada, Yai y Aurora. Los tres moderaron un coloquio de lo más divertido, en el que los magos y brujas compartían sus opiniones sobre personajes, escenas y capítulos.

¿Son mejores los libros o las películas? ¿Por qué no se incuyeron personajes como Peeves o Winky en las películas? ¿Están los Slytherin juzgados injustamente? ¿Podría un muggle utilizar un objeto mágico como la capa de invisibilidad? ¿Por qué Rowling no ha repartido los personajes principales equitativamente entre las casas? ¿Con qué reliquia de la muerte os quedaríais y por qué? Estas y muchas otras preguntas fueron objeto de un debate ameno, divertido y spoiler free (o al menos se intentó), aunque con un poquito del tradicional ‘pique’ entre casas, que no podía faltar.

Pero además, algunos afortunados y afortunadas pudieron hacerse con un póster exclusivo si eran capaces de responder bien a preguntas como las siguientes: ¿Qué significan las siglas TIMO? ¿Qué hay en el núcleo de la varita de Lucius Malfoy? ¿Quién es el capitán del equipo de quidditch de Sltyherin durante el segundo libro? ¿Dónde encontraron Fred y George el mapa del merodeador? ¡A nuestros potterheads albaceteños no se les escapó ni una!

Encuentro de fans de Harry Potter

GRAGEAS, POCIONES, SNITCHS, RANAS DE CHOCOLATE… Y MUCHA, MUCHA MAGIA

Tras el debate, llegaba el momento de llenar el estómago. Porque, si algo hay en Hogwarts -aparte, claro, de magia, fantasmas, trolls en los baños, criaturas superpeligrosas y cuadros y escaleras que se mueven- es buena comida. Todos los fans salían a la puerta de Herso que da al Centro Comercial Calle Ancha. Allí les esperaban casi tantas delicias como en el Gran Comedor de la Escuela de Magia y Hechiceria.

Allí estaba Punto y a Party, organizadores de eventos. Ellos habían preparado una mesa de chucherías mágicas, con ranas de chocolate, varitas comestibles de Ollivanders, grageas Bertie Botts de todos los sabores y hasta snitchs doradas. Estas últimas había que atraparlas igual que Harry Potter en su primer partido de quidditch: ¡con la boca! Pero claro, había que pasar pruebas para poder coger las chuches, igual que en el Torneo de los Tres Magos. Los asistentes podían elegir entre responder preguntas sobre la saga, jugar a “ponle la nariz a Voldemort” o descubrir cuál es su casa de Hogwarts sometiéndose a la evaluación del sombrero seleccionador.

Los magos y brujas eran invitados por Herso a una poción-zumo y a un trozo de “bizcocho de calabaza”. Pero además, podían comprar otras cosas, como grageas o cerveza de mantequilla. Y, después, podían divertirse probando su propia capa de invisibilidad y viéndose desaparecer en una pantalla o convirtiéndose en Sirius Black en el típico cartel de búsqueda ‘Have you seen this wizard?’.

LA MAGIA DE LA MÚSICA Y UN SORTEO PARA LIBERAR A DOBBY

Tras la riquísima merendola, los asistentes volvieron a pasar a la librería. Allí, disfrutarían de un concierto mágico de violín por parte de los alumnos del Conservatorio de Música Torrejón y Velasco. Seis brujas y tres magos, orientados por su maestro y con el mismísimo Albus Dumbledore al piano, interpretarían temas de la banda sonora de las películas. A golpe de notas, estos jovencísimos magos nos transportarían al Callejón Diagón, homenajearían a Hedwig, la lechuza de Harry, o simularían ser el coro de alumnos de Hogwarts interpretando el tema ‘Double Trouble’.

Por último, llegó la resolución de un concurso para salvar a uno de los personajes más queridos de la saga: Dobby, el elfo doméstico. Y, como para liberar a un elfo su amo ha de regalarle una prenda, todos los potterheads metieron sus calcetines (eso sí, bien limpitos), en una urna. Uno de los pequeños magos violinistas hizo las veces de mano inocente y eligió un calcetín ganador, cuyo dueño se llevaría un Funko Pop! de Dobby a su casa.

Encuentro de fans de Harry Potter

Cuatro horas de diversión, de amor por una saga que ha hecho felices a personas de todas las generaciones. Un evento anual que, de la mano de Herso, nos recuerda que debemos luchar para que la magia siga. Y es que, si nos preguntaran “¿seguís siendo fans de la saga de Harry Potter después de todo este tiempo?”, la respuesta es clara: Always.

Publicidad

Publicidad

Comments are closed.