Publicidad

Publicidad

Albatoy, un homenaje a la calidez analógica del juguete

Volvemos a las raíces de nuestra infancia y al calor de jugar en compañía en Albatoy, Feria del Coleccionismo de Juguete y Papel de Albacete

ASÍ PASÓ

Escrito por:

Redacción: Jorge Coloma Puga | Fotografía: Elena Martínez Velasco


Existe un tipo de infancia de la que sólo conocemos la mitad. Es una infancia que algunos vivimos entre Playmobiles, Legos y Barbies. Pero, por cuestiones de edad, nunca tuvimos química con Quimicefa, ni imaginamos explosiones con Madelman, ni peinamos a Mariquita Pérez. Esa es la infancia de la que nuestros padres hablan con lejanía y una gota de emoción en la voz. Una infancia que volvió el pasado fin de semana de la mano de Albatoy, una feria del coleccionismo que honra al juguete físico.

JUGANDO CON LO ANALÓGICO

La cuarta edición de Albatoy se celebró el pasado fin de semana en la Casa de la Cultura José Saramago. Dentro, la Feria del Coleccionismo de Juguete y Papel de Albacete abría sus puertas, con olor a plástico y añoranza.

Stands de cómics antiguos con lomos desvencijados, consolas retro impolutas y funcionales… y juguetes. Juguetes de todo tipo, marca y edad esperando a ser comprados u observados en sus expositores. Y música antigua de verdad, desde la intro de Pipi Calzaslargas al opening doblado de Campeones: Oliver y Benji.

Mientras ojeamos el infinito número de muñecos de Albatoy, Marta Martínez, una de las organizadoras del festival, acude a nuestro encuentro. “Albatoy está organizado por Tekubi Toy, una asociación con la que pretendemos difundir la cultura del juguete”, nos explica Marta.

VOLVER A LAS RAÍCES: JUGANDO CON NUESTRO ENTORNO

“Álbumes de cromos, jugar con más personas…”, prosigue Martínez. “Creemos que todo eso se está perdiendo poco a poco, y tratamos de fomentar esa cultura con este tipo de eventos”.

Un grupo de niños chilla a nuestro lado. Le preguntamos a Marta cuál es la reacción al ver partes de los niños pequeños que fueron sus padres. “Asombrados”, dice Marta con una sonrisa. “Ellos conocen el juguete, pero les fascina ver cosas como juegos de mesa; cosas que incentivan más la imaginación y lo social”

Albatoy Juegos de Mesa

Albatoy Juegos de Mesa

Casi se me olvida preguntar por los padres. “Los padres les explican cómo jugaban con estos chismes. Y ahí se establece un diálogo, una conexión entre padres e hijos“. Marta sonríe de forma muy abierta al hablar de ello.

“Ahora parece que pasamos de ser niños a ser adultos”, señala Martínez con tristeza. “Pero no debería ser así. Tendríamos que jugar toda la vida rodeados de los nuestros, al margen de la edad,“.

Marta se despide de nosotros mientras recorremos cada tramo de pasado de la Saramago. Pero no hay forma de explicar la atmósfera con palabras: hay que verla.

Por eso, desde El Gambitero os traemos una fotogalería con las mejores instantáneas de Albatoy. Porque en un mundo digital, el tacto de lo analógico nos devuelve a nuestros momentos más ingenuos y felices.

Publicidad

Publicidad

Comments are closed.