Publicidad

Publicidad

Alejandro Santoyo: garganta de rock y manos flamencas para sembrar ‘Alquitrán y Espinas’

Hablamos con Alejandro Santoyo, uno de los jóvenes talentos musicales de Albacete, y compositor de ‘Alquitrán y Espinas’, su primer álbum

ASÍ PASÓEn portada

Escrito por:

El talento puede florecer en muchos lugares. Las cualidades innatas son imprescindibles, cierto, pero es nuestro entorno quién nos moldea. Y Alejandro Santoyo (2000, Albacete), vocal y guitarra en Gerba Monkey y solista en sí mismo, lo sabe. Porque el suyo nace en un sitio humilde, a caballo entre clases de guitarra flamenca y banda sonora casera de rock. A medias entre, definitivamente, ‘Alquitrán y Espinas‘, su primer disco en solitario. Charlamos con el joven músico albaceteño sobre los límites del flamenco, los requisitos del rock y, ante todo, de música.

LA DISTANCIA ENTRE CAMARÓN Y TRIANA

Pregunta: ¿Qué nos podrías decir de ti?

Respuesta: Que me llamo Alejandro Santoyo Díaz, hago música, estudio fotografía… y poco más (risas). Que soy de aquí de Albacete, donde me ha tocado nacer y vivir.

P: ¿Y cómo te ha tocado vivir con la música?

R: ¿En términos de lo poco que llevo? En ese sentido, bien (risas de nuevo). Llevo tocando desde los diez años. Daba clase de guitarra flamenca en la Asociación de Vecinos del Barrio La Feria. El resto lo recibía en casa: AC/DC, Scorpions, Rosendo y Burning… todo eso es la herencia musical de mi padre.

P: La influencia del flamenco está muy presente en tus canciones.

R: Sí, pero más allá de las clases de guitarra, ha sido un descubrimiento mío… y no sé muy bien de dónde (risas). Supongo que de grupos como Triana, que los oíamos en casa. Y es un género en el que he profundizado con el paso del tiempo, y que me llena muchísimo.

P: ¿Por qué ocurre eso?

R: (pensativo) Porque tiene unos valores, una ética y una forma de hacer las cosas que no encuentro en otros géneros. Salvando las distancias, me pasa algo parecido con el rock. El flamenco tiene el valor del sacrificio, de que no hay medias tintas. Unas bulerías no pueden serlo a mitad; tienen que serlo al cien por cien o no serlo.

Fotografía: Alejandro Santoyo

P: Pero el flamenco puede parecer una música muy hermética en ocasiones…

R: Hay puristas en todos los géneros. Eso es una realidad y no va a cambiar, a no ser que ellos cambien de parecer. Mi postura es igualmente respetable. Y hay precedentes. ‘La leyenda del tiempono es precisamente purista en términos de flamenco. Ni fue bien aceptado al principio. Y hablamos de Camarón. Así que si hacemos caso a eso… (risas)

EL MONO LO TOCA, EL MONO LO HACE

P: Empezaste a tocar en Gerba Monkey. ¿Cómo nace el proyecto?

R: Nos conocíamos entre nosotros. Hacíamos perrerías en la calle, como todo Dios (risas). Y un día, a los catorce años o así, me lo comentaron, de forma natural. Es verdad que yo ya tenía canciones y letras; algunas de esas incluso están en discos.

P: ¿Cuál es el recuerdo al que más cariño le tienes de por aquel entonces?

R: No sólo de entonces, sino también de ahora, y es el hecho de que seguimos juntos (risas) Pero siendo serios, lo mejor de entonces y de ahora es la noción de que el grupo no es más importante que nuestra amistad. Que, en primer lugar, somos amigos. Y que después de varias capas, somos compañeros de banda, pero anteponiendo siempre la amistad.

P: ¿Y cuándo empezaste a plantearte hacer cosas en solitario?

R: Después de sacar ‘Leña al Mono‘. Tenía algunas canciones que habían salido de forma muy natural. En el pueblo, con mis amigos, en una terraza… Las tenía aparcadas y no veía el momento de sacarlas. Pero después de sacar ese disco empecé a conocer a algunos cantautores, como Mercury o Álvaro Cuenca. Y ahí fue cuando decidí lanzarme.

P: ¿Cómo es grabar un primer disco en solitario?

R: Algo que da mucha ilusión, la verdad. Eso es lo que recuerdo de entonces: entrar al estudio vibrando, con un montón de ilusión. Nervioso, evidentemente, pero ilusionado. Quieres que salga lo tuyo si o sí. Y también me ha ayudado mucho el hecho de que siempre he trabajado con amigos. De que no es llegar al estudio y grabar sin conocer a nadie. Por ejemplo, en ‘Alquitrán y Espinas’ colaboran Fran Román al piano, y Antonio Parra y Javi Martinez a la guitarra y al cajón.

ALQUITRÁN Y ESPINAS

P: ¿Qué es ‘Alquitrán y Espinas’?

R: De forma estricta, es un disco con diez canciones (risas). De forma metafórica… algo que salió muy natural. Y, por otra parte…. (pensativo). Por otra parte, esto es un proyecto en solitario que no podría, ni querría que fuese menos en solitario. Siempre hay colegas, colaboraciones, apoyo… y los conciertos, por supuesto. Eso es lo que mejor se guarda en el recuerdo.

P: ¿Está construido a partir de algún concepto, suceso…?

R: No. Fíjate, eso es algo que ahora que ha pasado el tiempo podría mirar con autocrítica. Creo que cumple con todos los requisitos de ‘primer disco’, incluyendo no tener una línea clara (risas). Una rumba, una balada… un mejunje, al fin y al cabo, de lo que era yo entonces. Supongo que si hay un próximo será más circular.

Fotografía: Alejandro Santoyo

P: ¿Cómo lo ves ahora que ya está grabado?

R: Una mierda, lo cambiaría todo, venga; vuelta a empezar (risas) Ahora en serio: no me arrepiento de nada, ni de un sólo tema. Pero la autocrítica hace falta y el paso del tiempo te da otra óptica. Pero si decidimos hacerlo por alguna razón, tenemos que confiar en esa razón.

P: ¿Qué es lo que más te inspira para escribir?

R: Va por épocas, pero… A ver, podría decir ‘cualquier cosa’, pero en realidad son las relaciones humanas como tal. Y las descripciones. Soy de la escuela ‘sabinera’ de lso pelos y las señales, de describir la verdad como es. Pero te puede inspirar todo: una mujer en el bus, un mendigo pidiendo limosna… soy más partidario de eso que de Hollywood.

P: Y como última pregunta… ¿por qué crees que te llama ese tema en concreto?

R: Porque no me llama el maquillaje. Sin que suene depresivo, me entristece falsa ‘felicidad’, cogida con muchas comillas. Coño, no hace falta estar todo el día penando, pero… la oscuridad da mucho juego para hacer canciones, ¿no?

Publicidad

Publicidad

Comments are closed.