Publicidad

Publicidad

‘Arte bordado’ de Veta: poder femenino, libertad y naturaleza en puntadas

Vamos a La Casa del Libro y hablamos con Irene Garrido, conocida artísticamente como Veta. Su exposición, ‘Arte bordado’, estará en la librería abierta al público hasta el día 28.

En portadaNO TE LO PIERDAS

Escrito por:

Desde el día 4 de febrero, La Casa del Libro se ha convertido en un hogar de amor por la naturaleza, reivindicación del poder de la mujer y reflexión sobre la libertad. Y, aunque estamos seguros de que entre su catálogo habrá infinidad de libros que traten todas las cuestiones anteriores, esta vez donde más claramente se ven materializadas no es en hojas de papel, sino en piezas de arte, que esperan en las paredes, dispuestas a enamorar al curioso o curiosa que allí se adentre.

Irene Garrido, bajo el pseudónimo Veta, es una artesana que elabora estas originales piezas que fusionan la fotografía con el arte bordado, y que podrán visitarse hasta el día 28 de febrero en la librería. Este último día, además, la propia autora estará en La Casa del Libro, clausurando la exposición y esperando a aquellos que vayan a recoger los cuadros de la exposición que hayan reservado. Pero también traerá algunas piezas más de artesanía confeccionadas por ella misma, como bolsos o colgantes.

Puede que su nombre, Veta, te suene, ya que está presente en algunos de los mercadillos navideños y artesanos que tienen lugar en Albacete. Pero, tanto si la conoces como si no, no debes perderte su exposición, que aún estará disponible durante un par de semanas. Nosotros hemos querido hablar con ella para profundizar y aprender sobre su procedimiento, temáticas que utiliza e inspiración. Así que aquí os dejamos una entrevista a Irene, la autora albaceteña de unas obras en las que se respiran fuerza femenina, naturaleza, libertad y, sobre todo, mucho cariño y amor por un trabajo delicado y cuidado al detalle.


'Arte bordado' de Veta

PREGUNTA – ¿Cómo se te ocurre la idea de dedicarte a hacer obras como las que aquí hay expuestas, que inscriben el bordado sobre otros elementos no tan habituales, como fotografías y dibujos?

RESPUESTA – A mí siempre me ha gustado la artesanía en general, desde que tenía 12 o 13 años. Empecé participando en mercadillos medievales y de artesanía, y yo siempre me dedicaba a los muebles. De ahí el nombre ‘Veta’, haciendo referencia a la veta de la madera. Los hilos que ahora utilizo no dejan de ser otra veta más en el papel, en la tela o cualquiera que sea el soporte.

Empecé ahí, con los muebles, pero en mi familia gustaba mucho bordar: mis abuelas siempre han bordado, también lo hacía mi tía abuela… Bordaban, y bordaban muy bien, aunque ellas hacían más punto de cruz. Y a mí siempre me había interesado. Aunque realmente no aprendí de ellas, porque su estilo era mucho más clásico, a mí me apetecía algo más moderno y diferente.

Ellas sí que me enseñaron a hacer punto de calceta, del normal de toda la vida. Pero para lo que yo hago aprendí de manera autodidacta. Me fui apuntando a cursos y fui formándome.

P – ¿Cuánto tiempo tardas en confeccionar cada una de tus obras?

R – La verdad es que tardo bastante. La de los dos pájaros, por poner un ejemplo, me costó una semana y pico. Estuve haciéndola bastante tiempo porque en algunas tienes una idea muy clara, pero hay otras que van surgiendo sobre la marcha. Te va inspirando el momento. Algunas son bastante costosas, sobre todo las que son en papel, porque el papel se rompe mucho y hay que ser muy cuidadoso. Trabajar en tela, en cambio, es mucho más fácil.

'Arte bordado' de Veta

P – Sin embargo, en tu exposición hay un poquito de todo: algunos son en tela; otros, en fotografías… ¿la fotografía sobre la que tú bordas es propia?

R – Utilizo, por ejemplo, fotografías de animales que he pasado yo a dibujo y lo que vemos en algunos, por ejemplo, es una estampación, no un dibujo en la tela. Las fotografías que utilizo son de licencia libre, o de gente que las cede, y yo trabajo sobre ellas.

‘Arte bordado’ de Veta

P – ¿Y a ti personalmente, Veta, con qué te gusta más trabajar? ¿Tela? ¿Papel?

R – A mí el papel es lo que más me gusta. La tela me gusta mucho, pero el resultado del papel da otro aspecto al acabado, muy diferente. Generalmente también hay más esfuerzo detrás por la dificultad que conlleva el trabajar con papel.

P – En tu obra se ven muchos motivos animales y vegetales. ¿A qué se debe?

A mí la naturaleza siempre me ha inspirado mucho. Los pájaros, por ejemplo, me evocan la libertad de crear lo que tú quieras. El día que inauguramos la exposición un chico me preguntó que por qué algunos personajes-pájaro tenían las manos bordadas con alas y otros no. En el primer caso, el cuadro en el que llevaban alas, lo que implicaba era la libertad en todo su ser, y por eso tienen alas. Sin embargo, el que no tenía alas, para mí tiene más una intención de reflejar a esas personas que creen que tienen libertad pero en el fondo no la tienen, están atadas.

‘Arte bordado’ de Veta

P – Entonces, ¿cuál es el proceso que sigues a la hora de elaborar tus obras?

R – Pues varía bastante en cada caso. Hay fotografías que, conforme las veo, ya sé más o menos lo que voy a hacer con ellas. Otras, en cambio, simplemente me gustan y yo me pongo a modificarlas a ver qué sale. Algunas, de hecho, no me han acabado de gustar y las he tirado o me las he quedado yo, porque no me han inspirado para venderlas o exponerlas.

Lo que hago es, en general, encontrar una foto que me gusta, imprimirla y sobre ella voy trabajando con lo que se me ocurre, lo que me inspira.

P – Animales, flores, personas… ¿cuáles son las principales ideas con las que tú trabajas en tus obras?

R – Por un lado está la libertad, como ya decíamos, pero también me gusta mucho la naturaleza, las flores. También suelo utilizar mucho la figura de la mujer.

‘Arte bordado’ de Veta

Cuando bordo mujeres, a veces utilizo actrices -sobre todo de los años 20 y 30 – que tuvieron vidas un poco truculentas. El hecho de usar la imagen de la mujer es porque considero que en el mundo del arte esta siempre se ha utilizado de una manera muy sexualizada. No se ha enfocado tanto desde un punto de vista del poder que ha tenido la mujer en muchos momentos. Estas mujeres eran referentes en el mundo del cine pero también fueron mujeres objeto. De alguna manera, lo que quiero es renovar esa idea de que la mujer no es un objeto, dándole una belleza diferente, un adorno diferente. También intento interculturalizar, con los motivos que empleo.

P – Hay algunas obras que son un poco diferentes. ¿Qué podrías decirnos sobre ellas?

‘Arte bordado’ de Veta

La de arriba a la derecha, por ejemplo, es una estampación hecha a mano con el bordado, que va aparte. Las quería hacer en pequeño formato porque lo que quería era un poco quitar la identidad. Lo mismo ocurre con las mujeres de la línea de abajo. Parece que tenemos que estar siempre guapas y perfectas. Pero de manera natural somos como somos, guapas todas, cada una en su faceta particular. A mí no me interesa qué cara tienen o si son más o menos guapas, porque lo que me llama la atención es la naturaleza de la persona.

La de arriba a la derecha, como decía, es un poco lo mismo. ¿Qué mujer es? Pues realmente no importa, es la naturaleza lo que interesa. La de la izquierda es una prueba que hice, ya que es la única que está cosida a máquina sobre papel. Hay que ir muy despacio porque si no el papel se rompe, por lo que implica mucho trabajo. No se aprecia bien por el plástico, pero tiene el pelo suelto, y el hilo cae del papel, dando sensación de relieve y de movilidad. En esa quería experimentar con el hilo continuo, porque la máquina no para, hay que hacerlo todo de un solo recorrido.

P – ¿Hay algún tipo con el que disfrutes más durante el proceso de elaboración?

R – Las de las actrices las he disfrutado siempre mucho. La grande era un reto, porque no terminaba de saber cómo iba a quedar. Ella llevaba una camisa de cuadros bastante clásica, el fondo no contrastaba mucho con el pelo… La imprimí grande y, aunque al principio no sabía cómo iba a quedar, al final fui pegando y cosiendo y me gustó mucho el resultado. No tengo una idea preestablecida sobre las imágenes, es algo que suele ir surgiendo sobre la marcha.

‘Arte bordado’ de Veta

P – Por último, ¿cómo intentarías convencer a alguien de que se pase por aquí a echarle un vistazo a tu obra? ¿qué le dirías para que te dé una oportunidad?

R – Le diría que hay gente en Albacete -ya no por mí misma- muy valiosa, que artísticamente tiene muchas ideas muy buenas y muy bonitas. Yo soy muy amante de mi tierra y de mi ciudad y me parece que Albacete también se merece tener una vida cultural abundante y buena. No miremos tanto hacia fuera, miremos más hacia lo que tenemos aquí. Apostemos por los artistas de aquí, pintores de aquí, músicos de aquí… Dejemos un poco nuestras energías entre nosotros y no tanto en apostar por lo de fuera. Personalmente, cuanta más gente venga y vea mi obra, mejor para mí, pero en general yo lo que quiero es que se apueste por la gente de aquí. Los albaceteños somos gente bastante humilde pero también tenemos bastante que aportar, y yo creo que la vida cultural de Albacete tiene que ir yendo a más poco a poco.

¡Y no olvides que puedes comprar sus productos o hacerle tu propio encargo a Irene Garrido / Veta a través de sus redes sociales!  @Vetastore o a irenegarridoart@gmail.com

Publicidad

Publicidad

Comments are closed.