Publicidad

Publicidad

Gustosso: familiaridad y cercanía, catas de vino y unos nachos de otro mundo

Los chicos de Gustosso nos ha invitado a probar una de sus catas de vino y algunos platos de su carta. Os contamos qué nos ha parecido.

En portadaLOCALES Y ESTABLECIMIENTOS

Escrito por:

Plaza del Padre Damián, 4

LUNES A DOMINGO. De 7:30 a 2:00 

El pasado jueves, nuestros amigos de Gustosso nos invitaron a la cata de vinos con cena que iba a tener lugar ese día. La idea era poder contaros cómo funcionan estas catas, que se celebran con una periodicidad bastante frecuente en el local, además de poder probar algunos platos de su carta. Así, si decidís ir, ya sabéis qué es lo que podéis esperar y qué es lo que más nos ha gustado.

Cuando buscamos la ubicación de Gustosso, nos quedamos fuertemente sorprendidos. Está por mi propio barrio, y me parece más que chocante el hecho de no conocerlo a pesar de estar tan cerca. Tal vez sea como un diamante en bruto por descubrir, pienso. Y es que pocas cosas dan tanto gusto como encontrar un local agradable donde ir tranquilamente a tomar una cerveza o un café (o incluso a cenar) y que encima esté cerca de donde vives.

Pero no debe ser fácil trabajar justo al lado de un local de tanto renombre como es el Fokker, en Parque Sur. Y aun así, los chicos y chicas de Gustosso llevan en marcha desde 2015, y su nombre cada vez se oye más. Algo deben estar haciendo bien.

LO MEJOR DE DOS MUNDOS: BAR DE BARRIO, PERO JOVEN Y VITAL

Entramos por primera vez a Gustosso. Es un local ciertamente pequeño, pero eso le da, en nuestra opinión, parte de su encanto. Nada más entrar, coincidimos comentando entre nosotros que la sensación dentro es de familiaridad, cercanía.

El mejor café del barrio

Y entonces, me acuerdo de ese cartel, justo en la puerta. “¡El mejor café del barrio!”, anuncia antes de una retahíla de precios. Pienso para dentro que este sitio tiene lo mejor de un bar de barrio, familiar y cercano (tortilla que podría sustituir por grosor a una rueda de camión incluida) por un lado, y de un local con una clara preocupación estética y un tono joven y lleno de vitalidad, por otro.

Ese precisamente es su público, y eso ellos lo saben. Fingir que pueden llegar al mismo target que si se ubicaran en plena calle Concepción sería, a nuestro parecer, un error. Hay que revivir la cultura del bar de barrio, que es maravillosa y tanto bien nos hace. “Bares, qué lugares tan gratos para conversar. No hay como el calor del amor en un bar”. Coincidimos con Gabinete Caligari.

LA CULPA FUE DE UNA TOSTADA DE JAMÓN

El interior, aunque pequeño, aprovecha todas las posibilidades estéticas en su favor. Un color de madera beige y marrón prima en el local, suave, armonizando y dando mayor sensación de amplitud, en combinación perfecta con el ladrillo blanco y con el azul suave de sus sillas. Las mesas, en esta ocasión, están distribuidas de manera diferente a como lo harían un día normal, pero es que esta noche es algo especial. Hay cenas de empresa, hay cata y los de Gustosso han modificado el espacio lo mejor posible para este momento.

Álvaro y Ana nos reciben dentro, sonrientes y amables. Ellos son, respectivamente, el propietario y la community manager de Gustosso y, además, son pareja. No hay más que verlos para saber que se trata de dos personas jóvenes e ilusionadas, con gusto por hacer las cosas bien y que disfrutan de invertir su tiempo en Gustosso.

Según nos cuentan, todo empezó como empiezan las grandes cosas de la vida: por culpa de una tostada de jamón. “Cuando aquí había otro local llamado ‘El Cisne’, Álvaro siempre venía a desayunar y pedía una tostada con jamón, pero nunca se la ponían con jamón. Él trabajaba en una tienda cercana de cristales y espejos, y un día le dijo al jefe: ‘¡a ver si va a tener uno que quedarse con el local para poder comerse una tostada con jamón!‘. El jefe contestó: ‘pues, si me arreglas las ventanas, el local es tuyo'”, nos cuenta Ana entre risas.

EL VINO, UN ELEMENTO FUNDAMENTAL

Si algo queda claro desde el momento en que se pone el pie dentro, eso es el gusto por el vino. Hay un gran número de botellas por todos lados, decorando paredes, mostradores, sobre repisas… Y, si quedaba duda de que el vino, en Gustosso, importa, el hecho de que organicen periódicamente catas de vino borra todo atisbo de duda.

El jueves 20 de diciembre, nosotros tuvimos el placer de que Diego Infantes, Director de Exportaciones y Venta Nacional de Embotellado de Bodegas Alcardet (cooperativa Nuestra Señora del Pilar), nos acompañara y nos guiara por este viaje a través del olfato, de la vista y del paladar por el mundo del vino. Probamos 4 vinos de su bodega: un Alcardet Natura White, un Sommelier Rosado, un Finca Almedo Tempranillo y un Alcardet Brut 18m.

Alcardet (Villanueva de Alcardete, Toledo), según Infantes, es una empresa joven, dinámica y bastante emprendedora. “En las visitas, nosotros enseñamos lo que es elaborar vino a gran escala. Somos una bodega que tiene 40 millones de litros, con 24 variedades de uva. Elaborar todo eso a una forma de calidad es difícil pero es lo que se enseña: la parte fea (donde se trabaja) y la parte bonita (donde se embotella, donde lo almacenamos, las barricas…)”, explica Diego. Él cree que el consumidor que no entiende de vino tiene que saber cómo se hace todo. Desde el campo hasta que la botella llega a la mesa. 

No podemos evitar preguntarle por qué el mundo del vino tal vez no ha calado tanto como debería en España entre la gente joven. “El mensaje, sobre todo en restaurantes y hostelería, no se ha transmitido bien. Han dado palabras muy técnicas a la hora de explicar el vino a la gente joven, que es la que va a consumir el vino durante más tiempo a partir de ahora. Nosotros, por ejemplo, las catas las queremos hacer amenas para que la gente pueda entender. Si te dejas guiar por alguien que solo te habla de tecnicismos, te lo vas a querer quitar de en medio porque su mensaje es confuso. Parece que el consumidor tiene que saber de vino para poder tomarlo, y el vino es para disfrutarlo“, contesta Diego, convencido.

Sin embargo, aunque Gustosso organice catas de vino con bastante periodicidad, no se trata de la única actividad cultural que allí tiene lugar. Álvaro nos cuenta que, hasta ahora, han tenido monólogos con “humoristas impresionantes como Carlos Ortiz”. Además, se están planteando incluso organizar de cara al futuro noches de karaoke, ya que el local está muy bien insonorizado. 

COMIDA TRADICIONAL Y UN SITIO PERFECTO PARA AMANTES DE LA COMIDA MEXICANA

Aunque no se haya tratado de un maridaje, la cena personalmente nos ha gustado muchísimo. Ellos, en su carta, ofrecen tanto comida de tipo más tradicional -como un pincho de tortilla, ensaladilla rusa, queso, lomo de orza o mejillones- como ensaladas, postres y hamburguesas. ¡Recomendamos enormemente el tartar de salmón!

Además, entre ese listado de platos, se abre un claro hueco en importancia la comida mexicana. “Álvaro vivió allí durante un tiempo, y las recetas que empleamos nos las manda una amiga que vive allí, por lo que se trata de las recetas tradicionales“, explica Ana.  Tienen burritos tinga de pollo, tacos pastor, quesadillas de york y queso, edamames y, por supuesto, nachos.

Álvaro y Ana nos cuentan que sus nachos “son toda una institución” y que incluso hay gente que va a Gustosso adrede solo para probarlos. Y en el momento en que tenemos oportunidad de llevárnoslos a la boca, lo entendemos. 

La comida se puede tomar cómodamente en su local, como es lógico, pero desde hace algún tiempo también han incorporado servicio de recogida y de comida a domicilio, para que disfrutes de lo mejor de Gustosso en la comodidad de tu casa. 

Nosotros salimos de Gustosso como quien sale de un lugar que conoce toda la vida, alegres, tranquilos, cómodos. Y sabiendo que nos dejaremos caer de nuevo pronto por allí, porque Gustosso es ese lugar calmado, perfecto para disfrutar de una buena conversación al calorcito que da una cerveza después de ser ingerida en pleno diciembre (o qué narices, en cualquier época del año). Álvaro, Ana y su equipo se esfuerzan para que el clima de su local sea familiar, cercano, agradable. Y a nosotros nos parece que, desde luego, lo consiguen. A partir de ahora, nos declaramos abiertamente gustossos.

Publicidad

Publicidad

Comments are closed.