Publicidad

Publicidad

Loles Dulce y Salado: la dulzura está en la casa

Nos acercamos a Loles Dulce y Salado, la cafetería y pastelería donde los desayunos y meriendas tienen su propia religión: la artesanía

En portadaLOCALES Y ESTABLECIMIENTOS

Escrito por:

Calle Concepción, 6

Lunes a viernes: 8:00 – 22:00

Sábados y domingos: 9:00 – 22:00

967 25 61 48

loles@lolesdulceysalado.com

www.lolesdulceysalado.com

Redacción: Jorge Coloma Puga | Fotografía: Elena Martínez Velasco


Recuerdo pensar mucho acerca de la “cultura española del café” durante las primeras ocasiones en las que visité Europa. En cómo otros países, con una hostelería infinitamente menos conocida que la nuestra, demostraban maestría en lo referente a pastelería. En cómo la propia gente de esos países se sentía orgullosa de su cultura gastronómica del break. Tal vez, el dulce tarde en llegar a España, pero en Albacete hay una pastelería empeñada en esa tarea: Loles, Dulce y Salado. Una céntrica tarta de capas color madera que inunda el olfato con olor a panadería en estado de ebullición.

DISCRETO, PERO NO DESCONOCIDO

La fachada leñosa de Loles puede pasar inadvertida entre el torbellino de luces y sonidos que es nuestro centro. Sin embargo, una vez dentro, el simple olor del local se convierte en una oración al dulce. “Amarás al azúcar sobre todas las cosas“, anuncian las vitrinas; repletas de tentaciones para la gula.

Laura, una de las trabajadoras del local, se ofrece a hacernos un recorrido por la trayectoria de la cafetería. “Loles se abrió hace unos dos años y medio. Teníamos otra cafetería, pero hicimos el transpaso a la Concepción el mismo día que la cerramos”, explica.

Tenéis suerte de haber venido entre semana: hubiese sido imposible hablar aquí un sábado“, expone Laura. ¿Por qué? “Porque el volumen de trabajo es tal que hubiera sido imposible”, dice sonriente.

Lo primero que queremos saber es qué podemos encontrar exactamente en Loles. “Cafés y pastelería variada. No hacemos comidas ni cenas. Eso sí, la pastelería también puede ser de encargo“, explica la camarera con una sonrisa. “Diría que cerca de un 90% de nuestros productos son dulces, aunque os garantizo que lo salado está de muerte“, promete.

“Bodas, bautizos, comuniones… cualquier tipo de evento que se nos proponga. Y, por supuesto, hacemos tartas caseras personalizadas“, detalla Laura. “De hecho, buena parte de nuestra oferta va para eventos y pedidos privados”.

“La filosofía de Loles…”, reflexiona Laura durante unos segundos. “Tratar de que el servicio sea lo más atento posible, y que la experiencia aquí sea totalmente agradable“, concluye. “La idea es que el cliente disfrute lo máximo posible de su estancia y, por supuesto, de nuestros productos”. Laura sonríe. “Porque tienen truco…

EL SECRETO ESTÁ EN LA CASA

Nuestra pastelería y productos son 100% artesanos“, explica Laura. “Trabajamos con un obrador de la Gineta que hornea el producto todas las mañanas”. Loles abre a las 8:00 de la mañana, y ahí es cuando empieza el embellecimiento de sus dulces. “Todos los trabajadores del local bañamos las galletas y retocamos estéticamente el producto”, anuncia la camarera y pastelera.

Croissants, brioches, palmeras, galletitas y cookies, pastelillos y tartas… ¿Y las recetas? “De nuevo, cien por cien caseras. Pero son recetas secretas, así que no podemos hablar de ellas“, ríe Laura. “Todas las recetas son de mi jefe. Como curiosidad: el nombre del local viene por su hermana, que se llama Loles. Su madre también tenía ese nombre”.

Pero sería necesario saber mucho de pastelería para trabajar aquí. “Yo no sabía nada de pastelería cuando empecé. Aprendí todo de mi jefe, al igual que otras personas de aquí. Cada establecimiento es un mundo, y este no es una excepción“, explica Laura.

¿Y cómo repercute ese aprendizaje en tu filosofía de trabajo? “Muy sencillo. Imagina algo tan nimio como no poner crema en un café. Yo soy incapaz de servir un café sin cremaEn Loles, anteponemos la calidad por encima de todo“, anuncia.

“No importa cuantas veces haya que repetirlo: el objetivo es ofrecer al cliente algo que sepa a lo que tiene que saber”, concluye seria. “Esa es nuestra forma de distinguirnos: creer en nuestro propio concepto de trabajo“.

PASTELERÍA CON SABOR ALBACETEÑO

Nuestro pedido llega mientras hablamos con Laura. En esta ocasión, hemos optado por un gofre y una palmera integral de chocolate blanco. Saben a ingredientes naturales e intensos, al igual que el batido de chocolate y el café escocés que les acompañan.

“Recordad que, si os apetece, también tenéis una carta de té”. Jade, rojo, negro…17 modalidades aromáticas de té para acompañar los dulces. Pero justo cuando vamos a concluir con la entrevista, vemos algo que nos llama la atención: galletas con ilustraciones de Albacete.

“Las hace una chica que se llama Susana. Nosotras imprimimos sus diseños en un brioche de azucar glass. La verdad es que son chulísimas“, admite Laura con un deje de admiración en la voz.

¿Se venden bien? “Espectacularmente bien. No sé muy bien por qué, pero a la gente de Albacete le encanta consumir cosas de aquí“, ríe. “También tenemos tazas y unos cuantos de sus productos a la venta”.

Y así, nos despedimos de Laura y de Loles, Dulce y Salado. Un templo de visita obligatoria para cualquier albaceteño que le rinda tributo al dulce. Recetas caseras de origen artesano con denominación de origen y amor al resultado. Visita obligada cien por cien.

Publicidad

Publicidad

Comments are closed.