Publicidad

Publicidad

Monumental, un viaje a la Belle Époque parisina en plena calle Concepción

El equipo de Monumental, que abre sus puertas hoy día 21 de marzo, nos invitó ayer a su preinauguración para que os contemos qué podéis esperar de este nuevo restaurante.

En portadaLOCALES Y ESTABLECIMIENTOS

Escrito por:

C/ Concepción, 33

LUNES A DOMINGO: De 13:30 a 16:00 y de 20:30 a 23:00

 

PÁGINA WEB: Monumental Restaurant

TELÉFONO: 967 73 14 77

“Il est entré dans mon cœur, une part de bonheur dont je connais la cause”. La mágica voz de Edith Piaf en ‘La vie en rose’ resuena tras la puerta, dando la bienvenida, anticipando acontecimientos. Ante nosotros, una fachada elegante y en tonos negros reza con letras llenas de luces: “Monumental”. “¿Augurio?”, pensamos. “Solo si pasamos lo sabremos”.

Son las dos del mediodía de un sábado de 20 marzo de 2019 en plena calle Concepción, aunque algo dentro se siente como si fuera diferente. El equipo de Monumental nos ha invitado a la preinauguración de su restaurante, con una estética que bebe de manera clarísima de los años 20 parisinos, una época de esplendor, de arte en apogeo, cultura y, en definitiva, vida. Y la inmensa mayoría de esfuerzos en decoración y ambiente están enfocados a transportarnos precisamente esa atmósfera.

El local abre sus puertas al público el día jueves 21 de marzo, y nosotros hemos tenido la suerte de poder ver el local y probar su carta en primicia para contaros qué es lo que tiene esta “cámara del tiempo” que ofrecer y que podáis ver en fotografías qué es lo que os vais encontrar. ¿Os atrevéis a adentraros con nosotros en la Belle Époque albaceteña?

EL CUARTO LOCAL DE UNA ‘SAGA’ QUE CRECE POCO A POCO

Al atravesar las puertas de la fachada, nos recibe Gustavo Mira. Él es el gerente de Monumental, y antes de sentarnos en nuestra mesa nos acompaña por el local para enseñárnoslo y hablarnos sobre él. “Este es nuestro cuarto restaurante Monumental. El primero fue en Murcia, el segundo en Elche y el tercero lo abrimos en Alicante este mismo diciembre. Ya teníamos ganas de llegar aquí”, afirma.

Gustavo nos vuenta que la fecha de apertura del primer Monumental tuvo lugar hace a penas dos años y medio. En tan poco tiempo, ya han abierto cuatro locales distintos. Sin embargo, no se trata de una franquicia, dado que los propietarios son siempre los mismos. Así, se intenta conservar el concepto del restaurante.

Cuando le preguntamos si tienen expectativas de abrir otros locales de Monumental en un futuro, su respuesta es afirmativa. “Sí, en principio esa es la idea. Pero bueno, todo llegará, y de momento hay que hacer las cosas bien. Lo importante es que la gente salga contenta y coma bien, y al final eso es lo que va a marcar que Monumental siga creciendo”.

Pero, ¿cómo nace Monumental como concepto? “Nosotros tenemos otros restaurantes parecidos, que son franquicia, pero queríamos hacer algo propio. Estábamos buscando un local para hacerlo y encontramos uno en Murcia que nos pareció perfecto”. Además, nos explica que la base de partida en un principio era la de que, como los otros locales que tienen son blancos, “queríamos hacer algo negro”, una idea bastante genérica. “Por ahí, con ayuda de los decoradores, acabamos gestando la idea de inspirarlo en los años 20, poniendo unos elementos u otros. En unos meses salió toda la línea estética que al final ha acabado siendo nuestra imagen”, detalla.

En cuanto a la acogida que están teniendo sus restaurantes Monumental, su respuesta es que, de momento, están funcionando bien. “Pero a la hora del día a día hay que hacer las cosas bien para que la gente salga contenta, porque no es solo que el local esté bonito. También hay que comer bien, estar bien atendido y tener un buen producto”, recalca Gustavo.

WHISKERÍA, LIBRERÍA Y UN ÁRBOL COMO ELEMENTOS ICÓNICOS

La decoración de los cuatro restaurantes Monumental, nos cuenta, está basada en el París de los años 20 como hilo conductor. “El objetivo estético que se persigue en todos los locales de Monumental es exactamente el mismo. Lo adaptamos a los volúmenes y las alturas de cada local, pero el estilo es siempre igual. Cambian algunas cositas de uno a otro, pero son muy similares”, concreta el gerente.

“Lo cierto es que los locales son muy bonitos. Y este en concreto yo creo que es el más bonito porque tiene dos alturas, otros volúmenes, una entrada completamente diferente…”, afirma Gustavo.

Después, junto a la encargada de comunicación de la apertura de Monumental, Victoria Ferrete, proceden a explicarnos cuáles son los rasgos identificativos más icónicos de su estética. Uno, explican, es el gran árbol de pasillo que hay poco después de entrar, y que se encuentra en todos sus restaurantes. “Junto con los sofás de capitoné en forma de U, tal vez sea de lo más distintivo”, detallan.

Otro espacio que se repite en sus restaurantes es la parte de “librería”. “En este local hay dos, es especial porque normalmente solo hay una. Hay unos sofás de piel de serpiente junto a ella, dando una imagen bastante característica”.

También en todos los locales tiene, según nos indican, una parte de la whiskería con sus sofás rojos. En el caso de Monumental Albacete, se encuentra en el piso superior del establecimiento. “Dependiendo del local, algunas son más grandes y otras más pequeñas, pero siempre están“.

DECORACIÓN DETALLISTA CON EFLUVIOS AL PARÍS DE LOS AÑOS 20

La decoración, como pauta general, es similar en todos los Monumental. La madera es un elemento destacable, con presencia prácticamente en los espacios, ya sea en forma de suelo, paredes, o muebles. También se percibe un gusto radical por el detalle: cuadros, lámparas, cubertería, vajilla, espejos… Todo está cuidado hasta el máximo para transmitir una determinada atmósfera.

Sin embargo, cada pequeño espacio tiene su particular seña de identidad, con colores y mobiliario diferente: azul, verde, rojo, negro beige… 

“Sí que es cierto que introdujimos cosas nuevas. El techo de la entrada, que es como vegetal, es nuevo de aquí y no está en otros locales. También la pared de jardinera vertical del ‘reservadito’ de la parte superior”, detalla Gustavo. La fachada, por ejemplo, también es mucho más compacta que en otros locales Monumental, según nos cuenta Victoria Ferrete.

SABOR TRADICIONAL CON UN TOQUE CONTEMPORÁNEO Y PRECIO BASTANTE ASEQUIBLE

Pero no hay que olvidar que, por muy encantador que pueda resultar el espacio, a Monumental a lo que se viene es a comer. Monumental, nos cuentan, se caracteriza por una cocina que reinventa sabores tradicionales aportando toques contemporáneos.  “La idea con la comida es que fuera variada, tenemos un poco de todo. Tal vez lo más destacable sea nuestro horno Josper, que es un horno de brasa. No tenemos planchas, lo hacemos todo a la brasa”, concreta Gustavo.

Victoria Ferrete nos cuenta que la carta, aunque es similar, experimenta pequeños cambios en función del local de Monumental que se visite. “Por ejemplo, si vas al de Alicante, puedes ver que la variedad de arroces es mayor porque allí se come mucho arroz. Pero más allá de ligeras variaciones, la carta es muy similar”. “También”, explica, “hay cambios por ejemplo en la carta de vinos, adaptándose a los productos de la zona“.

En nuestro caso, después de que nos sirvieran unos panecillos acompañados de aceite con pimienta rosa y sal, nos aventuramos a pedir un par de entrantes. Optamos por la ensaladilla con regañá de cristal y caviar cítrico (5,90€), y también por el pulpo gratinado con suave muselina de ajo y patata rota (8,90€), ambas raciones bastante abundantes. Como platos principales, escogimos un salmón al Josper sobre goulash de setas, mojo de pimentón y velo crujiente (13,90€) y pluma ibérica de bellota al Josper acompañada de patatas río y pimientos de Padrón (14,90€). Para acabar con un final dulce, elegimos como postre la oreo ‘cheesecake’ con helado de frutos rojos (4,50€).

No hay más que echar un vistazo a la carta para darse cuenta de que la relación entre calidad y precio de su carta es bastante sorprendente. No hay ningún plato que supere los 15€ de precio, y la calidad al degustarlos personalmente nos pareció francamente buena. Además, aunque se trata de una carta variada, no peca tampoco de ser interminable, lo cual se agradece porque facilita la decisión a la hora de pedir y garantiza que no pecan de cumplir el refrán: “quien mucho abarca poco aprieta”.

Mientras degustamos nuestros platos, Suniva, miembro del equipo de Monumental, se acerca sonriente a nuestra mesa para explicarnos que, además, tienen numerosas opciones para grupos (mínimo 4 personas, con un precio de entre 22,50€ y 26,50€ por comensal) y una carta para celíacos. Por supuesto, también cuentan con una carta de vinos. “

“Los menús de grupo constan de unos aperitivos al centro de mesa y un segundo a elegir de entre cuatro opciones. El postre está incluido, y también la bebida: una botella de vino cada cuatro comensales más una segunda bebida. Y por 3,50€ más, bebida ilimitada durante todo el servicio de cena hasta el servicio del postre”, explica Suniva. Una opción muy interesante para ir con amigos a comer o cenar, o para organizar salidas de empresa. 

A lo largo de la comida, el servicio fue completamente correcto, muy agradable y siempre preocupado por saber si todo estaba bien. En un determinado momento, Victoria Ferrete vuelve a acercarse a hablar con nosotros. Ella nos cuenta que, a principios de abril, comenzarán a ofrecer también menús del día. “Por un precio de 11€ se podrá elegir entre 7 primeros, 7 segundos y varios postres”, detalla. Una propuesta llamativa, variada por la cantidad de platos a elegir y, además, apta para todos los bolsillos. “La idea es que, por ejemplo, gente que trabaje por la zona pueda venir a diario a comer sin que eso suponga un coste excesivo, o tener aquí reuniones. O, por ejemplo, que si quieres invitar a alguien a un sitio ‘chulo’, puedas traerle aquí y quedar fenomenal, porque el sitio es muy bonito”, explica Victoria.

Terminamos nuestra comida y, tras una ligera sobremesa disfrutando del ambiente, la música y la magia que desprende un local tan bonito, nos marchamos. Y marchamos contentos de que una propuesta así abra sus puertas en una ciudad como la nuestra, sabiendo que no solo es un sitio bonito, sino que además hemos podido comer muy bien. Y que, además, habrá opciones para que todos los bolsillos puedan conocerlo. En definitiva, y volviendo a la gran Piaf: “Non, je ne regrette rien”. 

Publicidad

Publicidad

Comments are closed.