Publicidad

Publicidad

Pablo Und Destruktion, poesía de sintetizadores y tribalismo

Te contamos cómo fue la presentación de ganadores de Maldito, festival de videopoesía, y el concierto de la banda indie Pablo Und Destruktion

ASÍ PASÓ

Escrito por:

Redacción: Jorge Coloma Puga. Fotografía: Paula Tárraga Sánchez.


 

El pasado sábado,  la banda Pablo Und Destruktion puso banda sonora a la post-fiesta de los cortos ganadores de Maldito, festival de videopoesía. Por si os lo perdisteis, podéis echar un vistazo a la noticia de El Gambitero sobre el festival Maldito aquí. La Cachorra Yeyé fue el hogar de cortos y cantantes desde las diez de la noche hasta entrada la madrugada. Dentro, unas cincuenta personas se aglomeraban cerca de un proyector que, con tiempo, cedería el paso a Pablo Und Destruktion.

RAYOS PREMIADOS Y POESÍA SOCIAL

Javier García Cano, director de Maldito, habló de forma breve sobre la ceremonia de ganadores, cediendo el protagonismo al audiovisual. “Porque la atención tendría que caer en los participantes, no en la organización. Hasta luego“, se introducía y despedía Cano. El Premio Especial del Público fue a parar al bombo-caja de El rayo que no es, de Sergio Delicado. El 3º Premio de Maldito atacó a la homofobia con el aroma de Lefters, del director Luis Germano.

La medalla de plata reflejaba el Estatismo de Lázaro, un corto con carácter experimental del cubano Adel Pereira González. Finalmente, el portugués Manuel Vilarinho obtuvo el 1º Premio de Maldito, festival de videopoesía con el divertido poema Chamada Geral. El público aplaudió a los ganadores con fuerza, haciendo especial ruido para la oda a Miguel Hernández de Sergio Delicado.

Pablo Und Destruktion

EL ANIMAL EN EL HOMBRE, EL HOMBRE EN LAS PALABRAS

Tras apenas diez minutos de un ruidoso silencio pre-concierto, el asturiano Pablo García se convertía en Pablo Und Destruktion. Los agudos sintetizadores auguraban anticipadamente una noche de indie, riffs poderosos y baterías tribales de himnos bélicos, pero íntimos. Pablo comenzó a recitar entre humaredas intensas y focos de tonos fríos y cálidos, que iluminaban la dualidad del vocalista.

Su composición es un animal extraño: Pablo Und Destruktion recita el comienzo de sus  canciones, pero canta el final de ellas. El hilo conductor de su música nace desde un ovillo extraño, que rueda por palabras coloquiales con formas elegantes. Pero tal vez, esa misma extrañeza consigue atraer al espectador para que practique buceo de apnea en sus letras. La rareza de, por ejemplo, La Extranjera, que sonaba a amor en la versión acústica de su directo, y a guerra en su original:

Si la música fuese un tablero de ajedrez, Und Destruktion jugaría bajo las reglas del caballo. Hay ciertos patrones reconocibles en su música. Un crescendo final presente en casi todo su directo, una eléctrica que se desplaza desde la timidez a la extroversión. Y, sin embargo, Pablo y su banda consiguen sorprender dentro de los límites de su obra, lejos de rimas previsibles.

El concierto cerraba el telón cerca de las once y media de  la noche, aunque sin la ayuda del proyector. Dentro de la Cachorra Yeyé, cerca de cincuenta personas disfrutaron de una noche de poesía gracias a Maldito y al Hombre Music Producciones. Poesía extraña, hecha con lenguajes cuya maestría requiere tiempo y empatía, pero cuyo sabor se paladea con humanidad. Que se digiere en grupo, entre cervezas y banalidades, sin perder ni un ápice de belleza por ello.

No olvidéis disfrutar de las fotografías del evento en la siguiente fotogalería:

Publicidad

Publicidad

Comments are closed.