Publicidad

Publicidad

Pueblos unidos a través de la gastronomía en la Semana de Cáritas

La Semana de Cáritas 2019 posee varias actividades. Entre ellas, los talleres de cocina internacional de Restaurante Escuela El Sembrador

ASÍ PASÓEn portada

Escrito por:

“Nada une más a los pueblos que la gastronomía”, reían ayer algunas voces en El Sembrador. Este restaurante con carácter social de Albacete probablemente lo sepa mejor que ningún otro. Y, sin embargo, ayer se lo recordaron a sí mismos en otra ocasión gracias a Cáritas Albacete. Esta semana es la segunda edición de la Semana de Cáritas, un evento dedicado a promocionar la labor de la entidad. Y, en El Sembrador, Cáritas ha organizado talleres para aprender a elaborar platos internacionales. Malí, Rumanía… y Venezuela.

ENTRE FOGONES

Ayer por la tarde, los fuegos que alumbran El Sembrador desprendían el aroma de Venezuela. El responsable de ello era José, cocinero venezolano y alumno de los cursos que ofrece el establecimiento. José se lanzó a una auténtica aventura culinaria: enseñar a una clase entera a preparar platos de otro continente.

“En cada bandeja encontrarán los ingredientes para nuestro plato”, anunciaba José. “Pero… ¿qué haremos exactamente?”, lanzaba el cocinero al aire. “Se llama pabellón venezolano. Llevará arroz blanco cocido, carne mechada, caraotas negras y tajadas de plátano maduro frito“, explicaba José.

José dirige su peculiar batuta de acero afilado y, con ella, coordina los movimientos de la clase. Los alumnos se acercan con timidez inicial al cocinero, y con renovada confianza tras obtener su aprobación. “Un poco más de agua”, señala José. “Recuerden, corte brunoise para las cebollas”, apunta mientras perfecciona su propio plato.

Es un plato de puchero: llevará unas dos horas terminarlo. “No me gusta la Thermomix”, bromea el cocinero entre instrucción e instrucción. “Carece del amor, la paciencia y el sabor a fuego lento que nuestras abuelas y madres ponían a la comida“. 

El tiempo avanza rápido entre preparación y ejecución. La hora y media se dispara con facilidad desde nuestra llegada: será un taller de elaboración compleja. “No olviden que los sabores serán distintos. En mi tierra tendemos a especiar y sazonar muchas de nuestras recetas“, detallaba José.

Y tras unas tres horas de trabajo, los alumnos y alumnas del taller lograron colgar el delantal. Delante de ellos yacía no sólo un pabellón venezolano, sino una recreación de cómo luciría el plato si llevase hecho un día.

DAR PARA RECIBIR

Mientras los platos adquirían forma, tuvimos la oportunidad de hablar con Pilar Gónzalez. Trabajadora del Programa de Comunicación y Sensibilización de Cáritas, Pilar es sonrisas y transparencia. “Queremos dar a conocer parte del trabajo que Cáritas hace con los más vulnerables”, explica Pilar.

“Precisamente, el objetivo de la Semana de Cáritas es ese: acercar nuestro trabajo a la sociedad. Yo creo que todo el mundo conoce a Cáritas, pero… ¿sabe todo el mundo lo que hacemos?“, lanzó Pilar al aire. “Trabajamos en prisión, conteniendo situaciones de riesgo, mediación jurídica… pero eso se desconoce”.

Según Pilar, los talleres de El Sembrador tienen dos objetivos. Acercar el programa de formación de la escuela al público y recalcar la Semana de Cáritas. “Sólo llevamos dos años con esta semana”, detalla la trabajadora. “Antes hacíamos el Día de Puertas Abiertas, pero decidimos intentar que fuese más extenso”. El día grande será el martes que viene: talleres, actividades y música en directo en el Abelardo Sánchez.

“La intención es dar a la sociedad algo a cambio de los que ellos y ellas nos dan”, devuelve Pilar. “Hacemos cosas y somos dinámicos. No somos un organismo únicamente de recepción: queremos contar con la gente, y que la gente cuente con nosotros“.

“En este caso, la reputación de El Sembrador les precede. Es un sitio genial para formar a la gente, y José es uno de sus alumnos”, narra Pilar. “Pero no queremos limitarnos a mostrar lo que hacemos en este lugar: queremos que las personas que trabajan aquí tengan voz“.

“Porque lo que queremos es que esto sea una experiencia”, finaliza Pilar. “Que compartan sus historias y un rato de su vida. Aquí no se viene a hacer un plato de diez, sino a disfrutar del momento. La gastronomía une pueblos”, cierra Pilar con una sonrisa. Pueblos, momentos y emociones compartidas. La clase de cosas que dan sentido a nuestras vidas. Y que, de una forma u otra, se hayan enmarcados en la Semana de Cáritas.

 

 

Publicidad

Publicidad

Comments are closed.