Publicidad

Publicidad

Reanimación cardiopulmonar: manual para salvar vidas

El Servicio de Cardiología de Albacete habla sobre la reanimación cardiopulmonar en la José Saramago, algo que todo el mundo debería saber.

ASÍ PASÓ

Escrito por:

Redacción: Jorge Coloma Puga | Fotografía: Elena Martínez Velasco


“En José Saramago hacemos muchas actividades, pero la de esta tarde es literalmente vital“, anuncian presentando al cardiólogo Miguel Corbí. Son las siete de la tarde del lunes 17 de diciembre, y la ponencia “Educación Básica en RCP” comienza.  RCP corresponde a Reanimación Cardiopulmonar, una técnica de primeros auxilios en caso de sufrir una parada cardiorrespiratoria. “Si teméis hacerla mal, sabed que el único daño que puede hacerse con esta técnica es no hacerla“, comienza Corbí.

APRENDIENDO DE LA IGNORANCIA

En España se estiman unos 20.000 casos de paradas cardiorrespiratorias al año“, explica Corbi ayudado por diapositivas… y personas. 14 profesionales del Servicio de Cardiología del General de Albacete le acompañan en esta sesión didáctica.

Miguel Corbí

Extrapolando ese número a Albacete, calculamos que en la ciudad se producen unos 100 casos al año“, detalla el cardiólogo. “Y de todos esos casos, un 20% se recupera sin secuelas si se le practica RPC”.

“Es decir,” pausa Corbí, “hablamos de que vuestras manos pueden y deben salvar vidas“. En España, solo tres de cada diez personas saben hacer RCP. “Y otro 30% no sabe que el número a llamar en caso de emergencia es el 112”, anota Corbí.

Cada minuto que pasa sin que una persona reciba RCP reduce la probabilidad de que salga ilesa un 10%“. Así de contundentes son las cifras del cardiólogo. 

UN MÉTODO PARA SALVARLOS A TODOS

Tras unas anotaciones más, Corbí cede la palestra a su compañera Marisa Barrionuevo, que nos guía desde cero en RCP.

“Lo primero que tenemos que hacer es identificar si la persona ha sufrido una parada cardiorrespiratoria“, dice la cardióloga.

Laura Barrionuevo

Laura Barrionuevo

Colocamos nuestro oído en su boca, nuestro dedo en su cuello y miramos su tórax“, explica Barrionuevo. “En caso de que esa persona no responda y no respire, es una parada y hay que actuar inmediatamente”, sentencia la médico.

El procedimiento es simple, pero elaborado. Hay que colocar ambas manos en el tercio inferior del esternón para ser el “nuevo corazón” de esa persona. La presión se ejerce con el talón de la manos: una sobre el esternón y otra sobre el dorso de la primera.

El ritmo para masajear y bombear puede parecer muy complicado, pero no podría ser más simple. “Para haceros una idea, basta con recordar la canción ‘La Macarena‘”, dice Barrionuevo. “Hay un genial video en Youtube que lo explica”

Practicando RCP

El propósito es mantener la sangre bombeando a todos los órganos, especialmente al cerebro, que es sumamente sensible. Los brazos deben de estar totalmente rígidos, y la fuerza del empuje recae en la baja espalda.

“Hay tres claves para hacer RCP: la rapidez, la constancia y la buena ejecución de la técnica”, anuncia Barrionuevo. “Y recordad que tiene que hacerse sobre una superficie dura, o la tensión de vuestra fuerza se perderá”.

La técnica, paso a paso

“Una vez iniciada la RCP, llamad al 112 y buscad un desfibrilador, si es posible”, prosigue Barrionuevo. “A día de hoy, muchos edificios públicos lo tienen, aunque Albacete necesita más“, anuncia la doctora. “Los hay para niños, para recién nacidos…y pueden estabilizar al paciente hasta que lleguen los profesionales”. 

Desfibrilador para RCP

“Y recordad”, finaliza la cardióloga, “está en vuestras manos. Lo único malo que puede hacerse con RCP es no hacerlo“. Y, de esta forma, el Servicio de Cardiología nos lleva a practicar el masaje con distintos maniquíes. Para que, en caso de necesidad, solo haya una persona con el corazón en vilo.

Publicidad

Publicidad

Comments are closed.