Publicidad

Publicidad

Rozalén: “En mi libro vuelvo todo el rato a mis raíces, que es donde más a gusto me siento”

Rozalén presentó el lunes ‘Cerrando puntos suspensivos’ en el Teatro Circo. En el acto, los seres queridos de la artista le rindieron homenaje

ASÍ PASÓ

Escrito por:

El Teatro Circo, lleno hasta la bandera. Se percibe mucha emoción pero, sobre todo, cariño. No todos los días alguien tan cercano a nosotros presenta su arte y su vida en forma de palabra escrita, en vivo y en directo, para los albaceteños y albaceteñas. Eso precisamente hace ‘Cerrando puntos suspensivos’, el nuevo libro de la cantautora de Letur María Rozalén.  Y los allí presentes van a poder disfrutar de escucharla a ella misma hablar sobre ese pedacito de su alma que ha decidido compartir con nosotros plasmado sobre el papel.

El acto tiene previsto comenzar a las 19:00 del lunes 26 de noviembre. Aun así, aunque son las 18:00, ya se ha formado una larguísima cola de personas con sus entradas, libros y discos bajo el brazo, esperando ansiosos por ver a la recién estrenada escritora. Y, para quienes van con las manos vacías, está habilitado en el vestíbulo un espacio donde el equipo de Popular Libros pone a su disposición ejemplares que podrán ser firmados a posteriori por María. Pero, cuando las puertas del salón principal se abren y los asistentes se acomodan en sus butacas, pocos se esperan que el acto vaya a ser mucho más que la presentación de un libro.

Cuando se apagan las luces del salón principal del Teatro Circo, todos los asistentes callan, expectantes. Sin embargo, quien sube al escenario no es Rozalén, sino el director del Teatro Circo, Ricardo Beléndez. “Queremos hacer una presentación como se merece María, pero también como se merece este espacio”, indica. Y no es baladí, pues -tal y como él mismo indica-, no todos los días la presentación de un libro consigue convocar en Albacete a cerca de 900 personas, motivo por el que el acto no se ha celebrado en cualquier otra sala. Es la primera vez que se presenta un libro en la sala principal. Pero María y su talento se lo han ganado.

NANAS DE UNA MADRE ORGULLOSA Y UN HOMENAJE EN CUERDA

Sobre un fondo blanco se van sucediendo varios dibujos creados ex profeso para el evento por Conchi, ilustradora también de ‘Cerrando Puntos Suspensivos’. Poco a poco, van sucediéndose en el escenario varias personas importantes para el corazón y la vida de María Rozalén.

La primera es su madre, Angelita, de quien ha heredado talento, porte y amor por la música. “Las primeras notas musicales que escuchó María fueron de su madre, Angelita, que canta casi como el nombre que tiene”, explica Beléndez.  Angelita, mirando con amor a su hija, que está sentada entre el público, recalca: “Te quiero cantar, María Ángeles, una canción que te cantaba cuando estabas en la cuna”. Y la nana, bajo el verso de “Qué bonica que es mi niña, qué bonica cuando duerme, que parece una amapola entre los trigales verdes” provoca de un inmenso aplauso impregnado de ternura.

Después, sube al escenario Antonio, quien enseñó a María a tocar sus primeros acordes con la guitarra. Dos canciones dedicadas con mucho amor de un maestro orgulloso de todo lo que su alumna ha conseguido.

Antonio, primer profesor de guitarra de María Rozalén

UN RESUMEN TEATRALIZADO DE ALAS QUE COMIENZAN A ABRIRSE

También por el escenario pasan sus amigos, Álex y María. Con ellos -y otros compañeros de la Parroquia de Fátima- interpretó en 2009 ‘El diluvio que viene’. Y ellos, que ahora forman parte de Spirale, resumen su infancia de forma dramatizada. “Acto solidario que se celebraba, acto al que se presentaba ella con su guitarrica”, cuentan con humor.  Y, tras años de esfuerzo, “pasó de ser ‘La Mari’ a ser solo Rozalén. Almodóvar, atiende”.

Álex y Rocío, de Spirale, amigos de Rozalén

Y por último sale a la palestra Pedro Roldán, párroco de Fátima y uno de los primeros en darle alas a su potencial. Cuenta cómo, al principio, ella se negaba a cantar ante la gente.  “Es que la voz que tienes no es tuya, nos pertenece a los demás, y si los demás disfrutamos con tu voz, tienes que cantar para todos”, le regañaba él. Y, tras esa ‘bronca’, comenzaba la carrera de una artista con espacio preferente en el corazón de Albacete.

VERSOS DE UNA ARTISTA ‘GUERRERA’ QUE NO OLVIDA SU RAÍZ 

Y por fin, llega el momento de que María suba al escenario. “No sé dónde meterme, ¡yo venía a hablar de mi libro! Llevo un sofocón…”, son las primeras palabras de María al subir al escenario, visiblemente emocionada por la fiesta que le han dedicado.

“Me parece una exageración esto que habéis montado. Esto sí que es un regalazo: que vengáis tantísimas personas para descubrir lo que hay detrás de mi libro”, dice ella. “¡Porque te queremos!”, chilla alguien desde el público, despertando una tierna carcajada general.

La editora del sello Aguilar y coordinadora de ‘Verso y cuento’, Mónica Adán, acompaña a María Rozalén en el escenario. Ambas se sientan y dialogan sobre todos los entresijos de la autora, materializados en palabras, que han llevado a la creación de ‘Cerrando puntos suspensivos’, proyecto que había estado fraguándose durante cerca de cuatro años.

María Rozalén habló de varios de los temas principales de su libro

Uno de los aspectos más importantes de su libro son sus orígenes. “En mi libro vuelvo todo el rato a mis raíces, que es donde más a gusto me siento”, explica. Afirma haber tenido la suerte de criarse “rodeada de gente bonica” y defiende la importancia de lo rural. “Debería ser un derecho que los niños tuvieran contacto con la tierra, supieran de dónde vienen los alimentos, la importancia de los animales…”, afirma convencida.

Y si algo es María Rozalén -y así se refleja en tanto en su libro como en sus canciones-, es guerrera, crítica y comprometida. Feminismo, memoria histórica, colectivos en situaciones desfavorecidas…  “Cuantos más seguidores tengo, más responsabilidad siento. A veces me digo: ‘¿para qué me meto en estos berenjenales?’. Pero es que me sale y punto. Hay que pasar por la vida pisando fuerte, no de puntillas”, sentencia, arrancando un enorme aplauso.

También en su libro habla sobre sus inicios, anécdotas, países que ha visitado, artistas que ha conocido y le han influido o lo duro que puede ser comenzar en la industria musical, y lo cuenta todo con la gracia manchega que le es innata. “Quiero ser tu Luz Casal”, le decía, por ejemplo, a Rosendo. También en su obra habla sobre el talento, la ambición o la importancia del amor. Y, según confiesa, si hay algo que echa de menos, es pasar tiempo con los suyos.

PALABRAS, MÚSICA Y EL AMOR DE TODA UNA CIUDAD

Tras ese viaje realizado con Adán por todos los temas que articulan ‘Cerrando puntos suspensivos’, para muestra, un botón. María coge su obra, la hojea y decide cuáles serán los fragmentos que va a recitar hoy para nosotros.

‘Madre’, ‘Acudo a ti’, ‘Margai’, ‘No vuelvas a desear bajar de un escenario’ y ‘Desconectar para conectar’. Esos son los capítulos que comparte de viva voz con los asistentes. 

EL COLOFÓN MÚSICAL PARA ESAS ‘MUJERES Y HOMBRES BUENOS’

Tras recitar varios fragmentos, coge su guitarra para “tocar algunas cancioncicas”. La primera es la más que conocida ‘La puerta violeta’, todo un himno contra la violencia machista. Pero, conforme empieza a tocar, se da cuenta de que falta algo: Beatriz Romero, su media mitad.


Después, le sigue ‘Justo’, emotivo tema sobre el  hermano de su abuela, desaparecido en la guerra. Y para acabar, nos dedica a los asistentes su canción ‘Girasoles’, un tema sobre la gente buena, verdadera, empática y comprometida. “A autenticidad, a los albaceteños, no nos gana nadie”.

Después, de compartir con los asistentes esos pedazos de sí misma, es condecorada por el Teatro Circo. Después, se dispone a firmar ejemplares para sus ilusionados fans en la misma sala donde ha presentado este cachito de sí misma. Dos horas de homenaje a una artista ‘made in La-Mancha’ que ha conseguido cosas tan grandes como dos Discos de Platino y uno de Oro, la placa al mérito profesional de Castilla-La Mancha, el reconocimiento a Álbum del Año 2015 por Apple Musico estar nominada a ‘mejor canción’ y a ‘mejor disco’ del año en los Latin Grammy. Y, todo eso, llevando siempre por bandera a su ciudad. Y Albacete está tan orgulloso de ella como ella lo está de su raíz.

Publicidad

Publicidad

Comments are closed.