Publicidad

Publicidad

‘Soul’ de Cristina Gómez, una explosión de música y ritmo a pinceladas

Vamos a La Luna y hablamos con Cristina Gómez sobre su exposición ‘Soul’, que estará abierta al público todo marzo en La Luna. No te pierdas sus siete retratos de grandes iconos de la música en acuarela.

En portadaNO TE LO PIERDAS

Escrito por:

Si hay un lenguaje universal, ese es la música. Una lengua que todos hablamos, que todos comprendemos, que cualquiera puede sentir, entender y, sobre todo, disfrutar. Porque la música es precisamente eso: vida, sentimientos hechos ritmos y voces, armonías; una explosión del alma en notas.

De explosiones musicales disparadas con el cañón de una brocha hablamos con Cristina Gómez. Ella es una joven de 30 años, licenciada en Bellas Artes y con un Máster en Educación Secundaria en la especialidad de Arte. Ha trabajado como diseñadora gráfica, y también ha hecho varias exposiciones de pintura tanto en Cuenca como en Albacete, en locales como La Luna, Haiku o The Room. Ha ilustrado, además, dos libros: un poemario llamado Noches de agosto de José M. Escribano Bleda, por un lado; el cuento infantil La niña que quería jugar con las estrellas, que aún no ha salido al mercado, por otro. Y, aunque en su trayectoria ha trabajado varias técnicas como el óleo y el acrílico, ahora siente un fuerte interés por la acuarela precisamente por su complejidad.

Nosotros tuvimos el placer de conocerla en su faceta más educativa hace algunos meses, mientras ejercía como profesora de Salir Con Arte, una actividad preciosa que pretende demostrar que para pasarlo bien y disfrutar de la pintura no hace falta ser un profesional (todo, además, convenientemente aderezado con una cervecita, que siempre ayuda).

Pero el motivo que nos lleva a reunirnos con ella un martes por la noche en La Luna, el mismo lugar en el que la conocimos por primera vez, es diferente. Esta vez, ella es protagonista. Pero no está sola: está con ‘Soul’, sus siete escopetazos de colores que escupen balas de alma y música. Siete pinturas en acuarela, siete iconos de la música. Nos miran desde las paredes, reafirmando cada palabra que sale por la boca de su creadora. Amy Winehouse, Janis Joplin, Nina Simone, Lola Flores, Willie Nelson, Freddie Mercury y David Bowie estarán en La Luna hasta aproximadamente finales de abril. Y, además, están a la venta. ¡Adéntrate un poco más en ‘Soul’ con nosotros por medio de las palabras de su autora!

¿Cómo nace Soul? ¿Dónde está el germen de la idea?

Yo ahora me estoy centrando en la técnica de la acuarela porque tiene mucho nivel y es bastante complicada. Me apetecía aprender bien a usarla, porque sí que había hecho trabajos manchando y más abocetados, pero quería centrarme en una serie centrada concretamente en hacer retratos en acuarela.

La idea de que los protagonistas sean artistas viene ligada al hecho de que a mí me gusta mucho la música. Variada, de todo tipo. Y también me encanta el retrato, aunque he intentado hacer otras cosas más abstractas, por ejemplo, siempre vuelvo al retrato. Así que opté por combinarlo todo.

Debido al nombre de la exposición, quien no la haya visto aún puede tal vez esperar ver artistas del género soul. Sin embargo, lo que se representa es una enorme cantidad de estilos, no solo soul. Entonces, ¿cuál es el motivo que hay detrás de que escojas Soul como título?

Quería hacer un juego de palabras. ‘Soul’ por el estilo musical, pero también porque en inglés significa ‘alma’. Aparte, me parece que son cantantes que a todos nos transmiten algo, que son profundos, muy buenos e intensos.

¿Cómo seleccionas a los personajes que quieres ilustrar en tus obras? ¿Cuál es el criterio?

El principal criterio que seguí era que hubiera una clara variedad de estilos. Tenemos soul, country con Willie Nelson, algo más pop con David Bowie, flamenco con Lola Flores… Yo quería que fuera variado y, además, que fueran cantantes relevantes y, para mi gusto, buenos. Quería calidad, y que fueran reconocidos dentro de la variedad. Willie Nelson sí que es cierto que es el que menos conoce la gente, según me dicen. Pero los demás son muy icónicos.

¿Qué más trabajos has hecho con acuarela en el pasado?

La última exposición que hice en La Luna también estaba trabajada con acuarela, pero es verdad que siempre combinaba acuarela con parte de pilot o metía algo de lápiz. Era algo más híbrido. También hice otra serie en un pasado, pero más abocetada y combinando con boli y manchando más. ‘Soul’ es la primera exclusivamente de acuarela, quería que fuera limpio.

Y, en este caso, ¿qué crees que aporta el hecho de que la técnica empleada sea acuarela a la representación del artista en términos de significado?

Trabajado así con tanta mancha, creo recuerda a lo que es la música: una explosión y un subidón. Meterle ese color y esos borrones y salpicadas hacen que sigas viendo el retrato muy claro, pero con esos salpicones de pintura que son también la gracia que tiene la acuarela. Parece que va por libre, pero en sí tiene también mucho trabajo. Sí que es cierto que esta exposición tiene quizás más parte técnica que parte artística más profunda, pero eso no quiere decir que lo que se muestra no tenga una intención. Transmite igual porque todo el mundo escucha música y a todo el mundo le gusta la música. Es algo que llega sí o sí.

Háblanos sobre tu proceso creativo, más concretamente en cuáles son los pasos que sigues para crear cada una de las obras de esta exposición.

Esta exposición en concreto sí que está hecha basada en fotografías, porque evidentemente con ellos no he podido quedar. Lo primero que hacía, por tanto, era buscar fotos. Pero no me valía cualquiera, quería que las fotos tuvieran algo especial. Por ejemplo, Amy sale haciendo un gesto con la cara, o Freddy sale cantando con su boca tan característica, Janis sale haciendo una mueca, en el de Lola Flores destacan las manos… Siempre intento que la foto tenga algo característico.

Una vez tengo la foto, suelo trabajar sobre una base de un color o de dos, para que luego todo quede uniforme y armónico, y que no se vea luego todo como pegado, con la ropa por un lado y la piel por otro. Sobre esa base de uno o dos colores, ya le doy el tono de la piel y demás.

Los colores que elijo son inventados -de hecho, algunas fotos originales son en blanco y negro-, así que los escojo según lo que me inspire la foto. Hay algunos que lo ves clarísimo. Por ejemplo, en el caso de Willie Nelson, que es un cantante de country americano, lo vi clarísimo: rojo y azul. Yo voy a una academia de pintura y debato con mi profesora a veces, porque, como dicen, cuatro ojos ven más que dos. Lo hablo con ella y a veces valoramos la mejor opción juntas.

¿Tienes más retratos de esta serie que no hayas expuesto aquí, en La Luna? ¿O están expuestos todos los que has hecho?

Pues sí, justo me encargaron uno de Axl Rose, pero ese está en Madrid.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Cristi Defer (@cristi.defer) el

¿Ahora mismo estás trabajando en alguna otra nueva serie de obras?

Ahora mismo no, pero quiero empezar a trabajar con algo nuevo: voy a empezar a hacer reptiles para jugar con los colores. Quiero seguir con acuarelas, eso sí que lo tengo claro. Pero me apetece empezar ahora con el tema animal y jugar mucho con los colores, saturando mucho…

¿Tu temática a la hora de pintar ha sido hasta ahora principalmente musical?

Hace un tiempo hice un cortometraje con una amiga e hicimos unas fotografías en las que salía una danza. Así que cuando empecé con la acuarela trabajé sobre eso: el movimiento y la danza, todo muy abocetado. En la otra exposición que hice en La Luna, que mezclaba acuarela con otras técnicas como el boli, sí que metí ya artistas, pero esa era variada. Había cantantes, pintores, performers Y en esta, un poco enlazando, solo cantantes. Pero no hay ningún motivo en particular, simplemente es porque pinto sobre las cosas que a mí me gustan.

Tengo una pequeña obsesión también con las calaveras. En nuestro interior, son como nuestra percha, y luego nuestra personalidad es lo que nos define. La exposición que hice en La Luna antes que esta iba sobre eso. Todos eran calaveras, su percha, pero luego yo les aportaba lo que para mí transmiten, mi concepto.

¿Alguno de los retratos se te resistió especialmente en comparación con el resto? ¿Tienes algún favorito?

Pues me costó un poco la de Amy Winehouse porque fue el primer retrato que hacía, era la primera. Estaba súper nerviosa, y mira que la acuarela parece muy relajante, pero tienes que controlar muchísimo el agua. Pero también lo disfruté muchísimo precisamente por ser el primero.

El de Nina Simone, no sé por qué, me resultó muy fácil. No sé muy bien por qué, pero es mi favorito. También me gusta mucho el de Bowie. Pero en general me gustan todos.

Los cuadros que vemos expuestos son de grandes dimensiones. ¿Por qué has optado por que fueran tan grandes?

Por la técnica y también porque me parece más llamativo y mucho más laborioso. En esta exposición quería algo muy elaborado. De hecho, el de Amy Winehouse creo que lo empecé hace dos años. Es verdad que he ido a saltos, no ha sido muy de seguido, pero sí que quería que llevaran su trabajo. Y en formato grande se ve mejor. Y si hubiera encontrado papel más grande, los hubiese hecho aún más grandes. Aún se me han quedado algunos que me habría gustado continuar, pero es que si no, no paro.

¿Hay algún artista que se te haya quedado en el tintero y que te hubiera gustado hacer?

Ahora mismo son 7 más el de Axl Rose, que sería el octavo. Podría seguir, ¡será por cantantes! Y también me hacen una barbaridad de peticiones. Estuve pensando en varios. Me habría gustado hacer a Jimi Hendrix, Madonna o los tres hermanos Kitty, Daisy y Lewis. A estos últimos me habría gustado hacerlos conjuntos, en un mismo retrato. No descarto continuar esta serie el día de mañana, pero ahora me apetece aprender otras cosas y quiero hacer algo diferente, aunque con acuarela.

¿Crees que se nota tu evolución en la técnica desde el primero, que fue el de Amy, hasta el último?

El último que hice fue el de Freddie Mercury. Yo creo que a simple vista no se nota, pero a la hora de hacerlos sí que me tomaron muchísimo más tiempo los primeros. Con el de Amy tardé muchísimo y el de Freddie salió muy rápido. Pero creo que a simple vista no se nota porque la mayoría de la gente me dice que el que más le gusta es el de Amy, y es el primero. También puede ser porque ha sido un personaje muy querido.

¿Qué es lo que más te ha dicho la gente respecto a la exposición? ¿Qué es lo que más ha gustado?

Me dicen mucho que gusta cómo uso los colores y cómo están combinados. Y bueno, el retrato en sí, porque al final son personajes icónicos. Solo con ser fan de cualquiera de ellos, ya te va a gustar. Pero sí que está gustando mucho más concretamente el manejo del color.

Por último, ¿qué dirías a alguien que no conozca tu exposición para animarle a que le dé una oportunidad?

Que, dentro de que el retrato es algo que puede parecer muy común, va a encontrar algo bastante original. La acuarela, además, es una técnica que siempre llama mucho la atención porque es muy difícil corregirla. Entonces, eso les va a llamar la atención. Y luego, es un mar de buena música. Creo que los artistas que están expuestos han sido todos buenos músicos. Llevan mucho trabajo y yo creo que se nota. Creo que en general les va a gustar porque es una temática reconocible, accesible para todo el mundo. Además, al haber variedad musical, uno por lo menos les va a gustar seguro.

Publicidad

Publicidad

Comments are closed.