Publicidad

Publicidad

“Un largo silencio”, veinte años de poesía a oscuras

Cobijamos las palabras en la Librería Popular mientras leemos “Un largo silencio”, el nuevo poemario del albaceteño José Manuel Martínez Cano

ASÍ PASÓ

Escrito por:

A veces, leemos en silencio. Al mundo que nos rodea, a las cosas que nos pasan, a las emociones que contenemos. En ocasiones, nuestros silencios dicen tanto de nosotros mismos que los tenemos que transformar en palabras, aunque ello implique romperlos. El escritor José Manuel Martínez Cano también decidió romper su mudez ayer, en la Librería Popular. A las siete de la tarde, con el zumbido del neón como único ronquido del salón, presentaba “Un largo silencio”. Veinte años de todo lo que dijo, de todo lo que hizo, amó y perdió…a oscuras del mundo.

LA MUDEZ DE LA SEMILLA, EL TALLO Y EL DECLIVE

Pues lo bello no es nada más que el comienzo de lo terrible, reza Cano en “La Profecía de Rilke”. Así comienza “Un largo silencio”: un poemario de 110 piezas dividido en infancia, adolescencia y adultez. Desarrollado durante los últimos veinte años, el libro abarca reflexiones, pensamientos sueltos y conclusiones de su autor.

Cano juega con sonetos, verso libre e incluso haikus, dejando denotar su experiencia y pasión por la poesía. Cada poema se inicia con una cita que evidencia el bagaje cultural de Cano: desde Lou Reed hasta Cohen, pasando por Borges y Proust.

La presentación fue apadrinada por Raquel Cortijo y Juan Bravo, codirector de Barcarola, una revista que dirige junto al escritor. A su vez, la periodista presentó el grueso de la exposición del silencio de Cano, recitando algunos de sus poemas.

Cano, Cortijo y Bravo

Cano, Cortijo y Bravo. | Por Popular Libros

DEL SILENCIO PARA EL SILENCIO

Y los ojos de un niño buscándose en los libros, cerraba Cortijo leyendo “Lunes”. Frente a los tres, un público de unas cuarenta personas guardaba silencio; en un irónico pero verosímil homenaje al autor. 

Me adentro en habituales dudas que en el poema acechan y zozobran (…), se lee en”Dudas”. Cano cita a Bob Dylan en este poema. “Voy buscando algunas respuestas, pero no encuentro a nadie que pueda responderlas“, dijo el americano. Porque a veces, el silencio es el único que puede respondernos. Y a veces, el silencio es lo único que puede responderse.

Publicidad

Publicidad

Comments are closed.