Publicidad

Publicidad

XIV Festival Europa Fashion: el talento no puede maquillarse

El pasado jueves, el Auditorio Municipal acogió el XIV Festival de graduación de Europa Fashion, donde sus alumnos liberaron su creatividad

ASÍ PASÓEn portada

Escrito por:

Redacción: Jorge Coloma Puga | Fotografía: Paula Tárraga Sánchez y Jorge Coloma Puga


‘Talento’ es un concepto extraño, con unos límites poco definidos. A las personas nos gusta disfrazar nuestros defectos, acunándolos bajo las carencias del mismo. Y también nos gusta adornar nuestras virtudes con él, sintiéndolo como un regalo que nunca pedimos. Pero aún disfrazado o adornado, el talento no puede maquillarse. Eso es lo que demostraron los alumnos y alumnas de la academia de imagen personal Europa Fashion en su XIV Festival de graduación. Que su talento es puro, y su imaginación corre a raudales una vez se les da rienda suelta.

LAS FORMAS QUE ADOPTA EL AMOR

El festival empezó puntual, a las ocho de la tarde del pasado jueves. De forma previa a los espectáculos, la megafonía del auditorio anunciaba el concepto de cada número. El concepto general de la primera parte del festival giraba en torno al amorPero no del amor romántico, sino del amor al mundo, del amor a una infinidad de cosas. Vida, arte, música, naturaleza, teatro… más de diez números distintos para ejemplificar el amor en todas sus formas.

Mientras los números se suceden, pienso en la charla que tuve esa misma mañana con Remedios Sáez, directora de Europa Fashion. En cómo centró sus palabras en las capacidades de sus alumnos y alumnas. “El festival es un gran momento para que el alumnado realice peluquería y maquillaje de artes escénicas. Y también para que los alumnos de 2º realicen su graduación, por supuesto”, sonreía.

Lo interesante es saber cómo nace la idea de hacer este festival. “Me gusta la innovación”, afirma Remedios segura. “Siempre he relacionado mi trabajo con el mundo del cine, teatro y espectáculo. Y si en los Óscars hay un apartado para ‘Mejor Vestuario’ y ‘Mejor Atrezzo… ‘”, prosigue. “¿Pues cómo no vamos a instar a los alumnos a que practiquen en este mundo?”.

“Y junto con las lenguas extranjeras,  el alumnado puede abrir sus puertas laborales a sectores relacionados con la imagen personal”, concluye Remedios. “Uno de mis antiguos alumnos trabaja con Divinity, el canal de televisión. Gracias al inglés, otra chica se quedó trabajando en Francia. No es sólo aprender el oficio, sino ser capaz de atender a gente a nivel internacional”, afirma aplastante.

LAS ESTACIONES EN FLOR

Fotografía: Paula Tárraga Sánchez

Pero tras una serie de números, el festival cambia por completo. La música inunda toda la sala, y cuatro chicas completamente transformadas salen tras las cortinas. No son mujeres, sino estaciones. El maquillaje y peinado es sobresaliente, pero el diseño de vestuario se lleva la palma.

“La idea es poner a los alumnos en una situación de carácter profesional”, explica Remedios. “Imaginar que, un día, reciben una llamada telefónica para darles trabajo. Y les dicen que tienen que crear una escenografía basada en cine, baile, amor… lo que sea. Esto sirve para poner en práctica su plasticidad, su capacidad de adaptación. Porque eso, y no otra cosa, es lo que el mundo real va a pedirles cuando se gradúen. Que se adapten“, reflexiona segura.

Fotografía: Paula Tárraga Sánchez

“La idea es dejar que sean ellos los que elijan los temas, aunque a veces se les hace muy grande”, ríe la directora. “Pero cuanto más variado y abierto sea, más ideas generará. Tenemos una noción sobre la peluquería y estética son dos cosas, pero se basan en evolucionar y en crear. Y una de las parcelas a la hora de crear un personaje o un escenario es la peluquería, pero no sólo eso“.

Fotografía: Paula Tárraga Sánchez

“Se trata de pasar un buen rato, desde luego”, concede Remedios. “Pero, ante todo, tiene que ser didáctico. Y real. Tiene que ser algo que puedan poner en su currículum, algo que demuestre que es una experiencia real. Algo que les haga ser valorados por su esfuerzo en el futuro“, defiende con fiereza Remedios.

UNA BODA EN CADA ESQUINA

Fotografía: Paula Tárraga Sánchez

Y tras las estaciones, llega el turno de las bodas. Las hay de todo tipo: de sangre, clásicas, orientales. Pero, ¿cuántos invitados hay para estas bodas? “En total, participan unos 35 alumnos y unas 50 personas externas: bailarines, cantantes…”, enumera Remedios.

“Recuerdo que en la primera edición”, sonríe la directora, “la gente del Auditorio nos felicitó enormemente. Y son gente que se come espectáculos de este estilo día sí, día también“. Pero… ¿cuánto tiempo lleva preparar esto? “Para Octubre ya tenemos que decidir la idea general. Esto les da tiempo a prepararse, a consumir mucho audiovisual para que se inspiren. A partir de ahí, algunos tiran solos y otros necesitan un empujón”.

Fotografía: Paula Tárraga Sánchez

Mientras tanto, el festival ha proseguido su marcha de forma espectacular. Conforme se desarrolla, cada número se hace más vistoso e ingenioso que el anterior. Eso sí, sin desmerecer en ningún momento el esfuerzo de ningún grupo de alumnos. Las bodas se convierten en todo un show, resaltando de forma especial la iluminación. Y, de nuevo, la creación de vestuario de los alumnos, que las hacen verosímiles desde la nada.

Fotografía: Paula Tárraga Sánchez

Y por último, y como cierre definitivo, encontramos un par de números de bodypainting, que nos dejan con los ojos completamente abiertos. Porque el pasado jueves, Europa Fashion demostró su capacidad para maquillar y escenificar lo que se planteen. Desde el amor a los animales, a unas bodas de sangre, pasando por las distintas estaciones del año. Fue un espectáculo humilde en su intención primaria, pero grandioso en su resultado final. No es necesario que les deseemos suerte a los graduados: al fin y al cabo, han demostrado que saben maquillar de todo… menos su propio talento. Porque, sencillamente, su talento no lo necesita.

Publicidad

Publicidad

Comments are closed.